Critica de Jesucristo cazavampiros.

Buf, qué bizarrada me acabo de tragar! Leí sobre esta peli hace un montón en www.badmovies.org , pero nunca pensé que fuese a llegar a mis manos, porque aquello tenía una pinta de serie B que pa qué, de las que no llegan a estas tierras. Pues me equivoqué en las 2 cosas: la película llegó a mis manos, y no es serie B, ¡es serie Z elevada al cubo!

Para empezar está rodada en 16mm, lo cual hace que una peli del año 2001 tenga un aspecto totalmente ochentero (la calidad de imagen me recordó a Street Trash, del año 87), y de presupuesto para efectos, maquillajes y demás iban también muy justitos. La música es un pestiño en ocasiones, y muchos de los actores están totalmente amojamaos…

Peeeero (siempre hay un “pero”) la película es totalmente consciente de sus carencias, y el día en el que un gran estudio pague millones de dólares para hacer una película en la que un Jesucristo karateka tiene que acabar con unos vampiros diurnos que se dedican a asesinar lesbianas, significará que el mundo se ha vuelto loco del todo. Así que siempre que haya algún frikazo con un argumento delirante en la cabeza y 4 dólares en el bolsillo, ahí estaré yo al pie del cañón para tragarme el engendro.

El análisi:

El argumento ya lo he explicado por encima: Los vampiros están acabando con todas las lesbianas feligresas de una iglesia, y el párroco pide ayuda al mismísimo Jesucristo. Estos vampiros son doblemente peligrosos, ya que pueden andar a plena luz del día gracias a que se injertan piel de “no vampiros” (y que estoy convencido de que metieron eso en el guión ante la imposibilidad de pagarse un equipo de iluminación nocturno para rodar exteriores).

Uno de los frescos de la iglesia mencionada. Este Dios, sí mola.

Uno de los frescos de la iglesia mencionada. Este Dios, sí mola.

También un grupo de ateos, nada contentos con este segundo advenimiento, intentarán acabar con el Mesías. Pero Jesucristo no está solo. Contará con la ayuda de la guapísima Mary Magnum, y también se le unirá Santo, el célebre luchador mejicano enmascarado (entre santos anda el juego, al fin y al cabo), que tiene uno de los mejores papeles de la película.

Los actores son casi todos malos sin excepción. El protagonista tiene algunos momentillos, y además su cara me recordaba un poco a Don Adams, el famoso Superagente 86, así que en general hacía gracia. Y si digo que Santo tiene uno de los mejores papeles es también porque no se le ve la jeta en ningún momento (ya que va enmascarado cosa que como buen friki deberías saber), y como tiene varios puntos cachondos, pues ya se lleva el gato al agua el amigo.

Maria Moulton, la que hace de Mary Magnum, como actriz tampoco es gran cosa, pero es un bomboncito adorable, así que se le perdona. El resto de los personajes son una galería de freaks a cual más extravagante: El Dr. Praetorius, pasadísimo de vueltas, la asistente de Santo, con un culo sobredimensionado que se lo soba todo el mundo (de hecho, su personaje se apellida Oddbottom), Jimmy, el ciego leproso, el Padre Alban, que es un cura punk, y así todo…

Las peleas (y hay un buen montón de ellas), son lo más abismal que he visto nunca. Coges a una clase de chavalillos con cinturón blanco de karate (ni kung fu pido) en su exhibición de final de curso y seguro que se pegan con más credibilidad. Los golpes son de una lentitud acojonante, y en varias ocasiones Jesucristo se pega con 5 o 6 a la vez, y mientras se pega con uno los otros están por ahí de miranda. Los efectos de sonido están exageradísimos, lo cual lo hace bastante cachondo. Especial atención merece la escena del enfrentamiento de Jesús con los ateos, que al grito de “¡que empiecen las conversiones!”, se hostia con más de 30 tíos que salen de un solo coche.

Aquí está Jesucristo pegándose con Melendi y el del 11811.

La música es especialmente psicotrónica, y no hay por donde cogerla en muchas ocasiones, pero digamos que hace juego con las imágenes. Aunque tiene momentos bastante buenos, como la música de los créditos del principio, la rayante de cuando se pega con los ateos, el tema absurdísimo en plan scatman (con referencias a Star Wars incluidas) que se marca Jimmy, el ciego leproso, o la canción del final (“Everybody Gets Laid Tonight”).

También hay varios toques de gore por aquí y por allá, y una imaginación en el uso de los órganos humanos como no había visto desde Historia de Ricky.

Una cosa que he echado bastante de menos, y que una peli de este tipo pedía a gritos, son unos cuantos desnudos femeninos aquí y allá, pero cuando no hay pasta, las actrices no se mojan, eso lo sé yo por propia experiencia.

Y ya para acabar de remojarlo, ¡hay hasta números musicales! De hecho, cuando aparece el título de Jesus Christ Vampire Hunter, la voz en castellano dice “Jesucristo Superstar, el retorno del Mesias!” con todo el entusiasmo. Eso sí, las coreografías de los bailes las debió hacer el mismo que hizo las coreografías de las peleas.

Hay incluso 2 cameos especiales, de Dios y de la Virgen, tronchantes a más no poder y de bajísimo presupuesto.

Conclusión:

Pues eso,  un auténtico esperpento sólo apto para los paladares más selectos. Yo estoy deseando volverla a ver, esta vez fumao, que seguro que le encuentro más lecturas y todo.

Y cierre:

¿Puntuación? Pues a ver: mala dirección, mal montaje, mala música, malos actores, mal guión… le pongo un 8 en mi cachondo-escala (aunque no hay escala en el mundo en la que meter esto…)

 Por: El Becario fumeta.

 Enviar a Meneame.Enviar a Fresqui.Enviar a Barrapunto.