Critica de THX-1138

Si pensamos en Jorgito Lucas se nos vienen inmediatamente a la mente un montonazo de cosas: chorradas frikis ideales para  que sus seguidores atrasen 5 años más su pérdida de virginidad, jedis, espadas láser, Jar-Jar, wookies, dólares, la marioneta de Yoda, Jar-Jar, euros, el hombre ese de negro con casco que nadie se acuerda su nombre, treintañeros aún con acné que aún se masturban pensando en Leia con bikini en el Episodio VI,… y ¿he dicho Jar-Jar?

Pero antes de que este californiano rechoncho y con barbaza nos encandilara con la trilogía original de Star Wars, nos engañara vilmente con el Episodio I y II e hiciera un Episodio III más que notable, hizo otras pelis. De hecho vamos a hablar de su ópera prima, su desvirgación filmográfica, su pérdida de himen del celuloide: su THX 1138.

El análisi:

En la peli se nos retrata un futuro en el que los ciudadanos son meras hormigas obreras dirigidas por el Estado, controlados totalmente por medio de las drogas cual Valencia de los 90 en pleno surgimiento del bakalao, Pioneer, Pachá y su puta madre.

Es un régimen feroz que maltrata a los que están dentro y aún más a los que quieren salir. De hecho tenemos a un desterrado de este sistema político entre nosotros: Pocholo, que todos vemos como está y además aún muestra una gran dependencia a la droga que se le suministraba entonces. Es una pobre víctima política incomprendida… y sin mochila.

Toda la gente hace lo que el Estado quiere. Todos van vestidos de blanco nuclear de manera que, finalmente, conseguimos descubrir el eterno misterio sobre de dónde coños venía la mujer del Neutrex Futura.

Sí, en el futuro gobernará Agatha Ruíz de la Prada y será implacable contra los chándal.

El sexo está prohibido y en su sustitución (que es que la carne es mu débil) el Estado pone a disposición de sus ciudadanos distintos tipos de “distracciones”. Desde una válvula mamadora con modelo de labios Angelina Jolie en su versión “Ejecutivo” hasta el modelo Yola Berrocal en su versión “Recorta-un-poco-más-de-gastos-de-aquí”. También disponen de distintos hologramas donde salen mujeres danzando en tetazas o negros cuyo número más reclamado por el público es el “singin in de rein” con el pollón en el hombro cual paraguas que no solo no te quita de mojarte sino que además a la que te descuides te empapa.

Si alguien se siente vacío e incómodo con este modelo político puede confesarse y contar sus penas y problemas cual confesionario de Gran Hermano o foro de la revista Super Pop ante la imagen de un Jesucristo que te responde y que, atención, ¡está manejado por un lagarto! Inteligente, sí, pero un lagarto al fin y al cabo. Raro es que el Vaticano aún no haya excomulgado al infiel Jorgito Lucas. Fijo que está en trámites.

Si a pesar de todas estas medidas algún ciudadano se pone tonto le aplican jarabe de palo por medio de unos robots que van cual poli de Village People con su chupa de cuero negra y con una máscara hecha con papel de aluminio del bocata de los chavalines. Los palos son suministrados sabiamente por estos robots mientras dicen cosas a sus agredidos del tipo: “no te vamos a hacer daño” o “esto es por su bien”. Se hubiera agradecido algún tipo de guiño por parte del doblaje en España y que se hubieran trabajado un poco más la localización y hacer que los robots-maderos dijeran cosas tan patrias como: “a ver qué tienes en los bolsillos” y el famosísimo hit parade que dirían mientras levantan  la porra en evidente señal de amenaza: “¡no me, no me, no me, que te, que te, que te!”

A ver los deneise.

Pues resulta que el prota, THX-1138 , vive con su compañera y un día les da el calentón y echan un kiki sin saber que el Estado es un experto voyeurista y que los ha cazado de lleno en la faena y que, incluso, han calificado el acto con un 3,5 (muy flojo en la postura de la flor de loto aunque se tuvo gratamente en cuenta su empuje y dedicación). De manera que como está prohibido el sexo a ella la encierran y a él no le hacen nada (en esto el Estado obra justamente  ya que ella debería haberse negado alegando dolor de cabeza).

Tras este incidente THX-1138 entra en una fase autodestructiva dopándose más de la cuenta con las pastillacas estatales. Debido a esto una vez está en el curro la lía parda y casi provoca una simple fuga nuclear en el sector 7G. Y por este simple hecho lo condenan.

Le juzgan y encierran en una cárcel donde no hay nada en absoluto: todo está blanco, no hay nada en el horizonte, mires donde mires sólo hay blanco y como los presos también van de blanco pues queda un paisaje tremendamente desolador y muy barato de hacer.

Tras estar encerrado unos minutos decide fugarse sin saber bien ni cómo ni dónde está la salida. Se pone a andar y andar hasta que a lo lejos ve a un preso negro como sobaco de gitano. Se le acerca y le dice el negro que no sabe donde estaba, que se encontraba perdido. Vamos a ver, chavalote, eres un negro en un paisaje todo blanco, ¡es totalmente imposible que no te vea nadie!

Finalmente consiguen salir de la cárcel escapando como si tal cosa. Simplemente encuentran la salida y salen. Proceden a perseguirlos los robots y tras un corre que te pillo llegan a unos garajes. Aquí el negro, como tiene bien arraigado en sus genes esta raza, sabe hacer puentes a los coches perfectamente pero no sabe conducirlos ya que lo más rápido sobre lo que ha montado es un avestruz. De manera que tras arrancarlos se hostia nada más cogerlo cual Gabino Diego marbellí.

Sin embargo, nuestro protagonista, como buen blanco, lo arranca y huye perfectamente. Sólo le faltó atropellar varias veces el cadáver de su compañero negro para hacer más palpable la supremacía blanca. Además para más chulería coge un coche de la poli para huir. Con dos cojones.

Con rosquillas de abordo incluidas.

Con rosquillas de abordo incluidas.

Le tratan de coger pero cuando casi lo tienen lo dejan de perseguir porque su captura excede el presupuesto estimado para ello (literalmente) y finalmente se escapa. ¡Chimpún!

Conclusión:

Gran peli que da a veces mal rollito por ver las putadas que le hacen a los protas y lo alienados que están todos y te dan unas tremendas ganas de gritar: ¡Soy libre, jajajajaja, no como ellos!

Bueno, os dejo que voy a ver si me veo un partido de Liga o el Gran Hermano y justo después tengo que actualizar mi cuenta de tuenti y facebook y escribir en un par de foros y…

Por: Gran Cabeza.

Enviar a Meneame.Enviar a Fresqui.Enviar a Barrapunto.