Ladrillaco de la saga Alien: Los orígenes de la saga (III).

Ir a la primera parte de los orígenes.

Ir a la segunda parte de los orígenes.

Siguiendo con el tochaco a continuación hablamos más en profundidad de los monstruos y diseños de susodichos.

6- CREANDO “INMIGRANTE DE MIERDA”: El bichito

Pos el RIDEOLIO ESCROTO le mandó a LLILLERL un sms que ponía VNTE CN NSTRS STA NOCHE, BOTLLN, y le convenció para que se viniese al país de los Pescados y Patatas (fisanchifs) uséase INGLATERRARL que es anone se hiva a de rodarl la cozita.

LLILLERL vino y encargó trescientos kilos de huesacos de buey en la frutería, entonces le dijeron que mejor lo pidiera en la carnicería. Le ayudó un chico itali-ano llamado CARLITOS RAMBALDI que más tarde, como todos sabéis haría el traje godsilero de mostro para “Coñan el del tractor” y también el cagao con patas de “ETE y el oto”. Como anézdota curiosa, a los huesos de vaca lechera que le regalaron a LLILLERL se les pudrió el tuétano repartiendo por todos los estudios un olor a ojete flavour de las mil putas.

La idea era utilisar eztoz buesitoz para construir con elloz el planeta de loz bichitoz, la reconcha de la nave, el piloto muedto y el haliensito mizmo. De hecho, la cara del haliensito llevaba por debajo un cráneo de un vagabundo que se encontró LLILLERL una tarde durmiendo en un parque y al que invitó a que le arreglase la tubería de atrás.

LLILLERL se había hinspirado (aparte de en ESPIZ y la FARLOPARL) en el guión de OB-ANO el cualo describía el ciclo vital del bichito muy similar al de siertos artróprodrorl. Al prinsipito LLILLERL le iba a poner ojetes al haliensito, asín como negracos de insepto repujnántico.

Pero RIDELIO le dijo que no, que mejor sin ojos, pa que así diera ostiazas como panes de manera aleatoria e indiscriminada.

Dezpuéz de terminar la cabesita huesudamente hablando, el niño suizo la quería de recubrir con una superficie lisa y transparente, y llenarla de lombrices y orugas fosforescentes. RIDELIO le comentó así, como de pasada, “Como metas gusanos en la cabeza del bicho te voy a dar patadas en el culo hasta que llegues a Suiza con sabor a ano en la boca”. Y nada, al final sí lo recubrió con la superficie lisa –a diferencia de la segunda parte dirigida por LLEIMS CAMARÓN,  “INMIGRANTES DE MIERDA ONEMORETIME”, donde a los halienos no se les recubrió la chola, se las dejaron güesudas y peladas- pero no puso los gusanitos (a mí lo que me gustan son las palomitas esas falsas, las que no son realmente palomitas ni ná, que son como gusanitos en una bolsaca así larga, pero lo que también está súper rico incluso más que los mismos gusanitos son las miguitas que se quedan en las esquinitas de la bolsa, a que zi). He aquí el jodido recubrimiento:

que hizo que la cabesa del animalico paresiera una gaNba…

… un delfín quischpe…

O UNA POLLA COMO UNA OLLA.

Aparte de ser graciosísimo, que la nuca de este monstruo psicótico sea un puto glande, hay toda una teoría mú interesante basada en el mito patriarcal del falocentrismo, y de cómo el poder siempre ha sido asociado a la imagen de una pedazo de pollaca tiesa y cómo las rajitas de las niñas se han considerado una “falta” o una “carencia”. Es interesante, pos, que la prota de este filme, la que capa al mostruíto, sea nada menos que una piva con dos ovariacos como dos soles, más baliente que los hombrez que la rodean.

Otro conceto que se le ocurrió al puto LLILLERL fue una de las muncias maneras de asesinar del animalico –que con que te tocase ya estabas muerto/preñado-. Era la lengüita, con ella metía unos bezitoz azí azí sobre todo en la frentecica de las personas, en plan abuela, pero con tal hamor que te perforaba el güesaco y te merendaba la masa encefálica, dejándote la chola abierta cual melón de gitano.

Para poder añadirle esta hermosa manera de matar a nuestro bichito faborito, el niño itali-ano CARLITO se inbentó un mecanoide que añadió a la cabesita esculpida por LLILLERL, un ziztema hidráuliko que con aire comprimido lansaba disparara la lengüita contra el ojete a penetrar.

El resultado lez encantó a toros, porque notaban en el cosquilleo de sus cataplines que ésta peli y éste moztruito iba a zer lo nunva vizto, toro original y buai.

Tonses ia tenían la cabesita pero ¿por debajo qué ponían? A LLILLERL como buen suizo se le ocurrió la mejor idea: ¡¡¡LO RELLENAMOS DE NEGRO!!!! Y ci, llamaron a un niggar que ze llamaba BOLAJÍ-BADEJÓ.

(Juro que se llama asín originalmente, aaaajajajaajajajajajajajajajaajajajajajajaj VAYA NOMBRE EHHH jajajajajaaaaaaaaaajajajajajajjjjjjjaaaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajaj QUÉ TONTOOOOO ahjaajjajaajajajajjajajjjjjjjjjjjjaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa jajajajahahahaahha hhahaaaaaaaaahahahahahahaha ahhhahahahahhhhhhhhhh jajajajajajajajjjjjjjjjjjjjjjjajajajajaj j jajjajaj j jaj jaja jajaaaaaaaaaaaaaaaaaa ja jjajjjjjjjjjjjaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa jajajajajajaj).

Asín que el LLILLERL construyó un trajesito para que se lo pusiera el picha-brazo de BOLAJÍ-BADEJÓ. Utilizó máz güecitoz, latas de conserva, tuberías de desagüe, condonez uzadoz por heroinómanoz y un plátano.

Otra nueva mierda que le encargaron al niño fueron loz güebitoz de anone salía el parásito origiñal. Como era de esperar el guacho no se le iba a ocurrar nada ni tan siquiera regular, y la cerradura de los güevetes eran nada menos que dos chochetes en forma de cruz. Ayyyyy, LLILLERL, ¿ves cómo eres un gorrinacooo?

Sin embargo, diseñar cabezas de pija y cerraduras de concha no es ná comparado con las mierdas que se le ocurrieron al pájaro. Hubo concetos tan ridí-culoz que ni siquiera su admirador y pajero RIDELIO puso soportarlas y se limpió el ano con ellas (y después, aún manchadas de mierda, las usó para liarse un canutaco). Se trata de:

Ideas especialmente ridículas de JANSRRUDI LLILLERL, toma 1.

El payasete “ay que te cojo”:

Como véis, dentro del güebete LLILERL metió un bromazo pa reírse de los aztronataz yankirl, se trata de un payasete de ésos con muellerl, que cuando abres la caja YAAAAHAAAAAA TE SALTA A LA PUTA CARAAAA Y ES LA RISIÓOON MWAAHAHAH. Lo iba a haser enorme, con la colita esroscadita como falo de serdito, y un cojonaco más grande que la puta cabeza de un humano.

CARLITO RAMBALDI le dijo a LLILLERL “Anda, déjame a mí, que se te está yendo mazo la olla”… Y ya.

Así que CARLITO cojió el diseño de una CACEROLA DE LAS MOLUCAS (un cangrejaco mú raruzo), le añadió DOS COJONACOS como dos bolas de petanca junto a las paticas y lo rellenó todo de higadillos, vaginas de verraca, mollejitas de cordero y vulvas de protituta en descomposición.

Pos esto fritito con sebollaca seburo que tá ico…

Ideas especialmente ridículas de JANSRRUDI LLILLERL, toma 2.

El DJ Pollo:

Esto no tié nombre ni tié bergüensita ni tié náh. Es un pollo desplumao que LLILLERL quería que fuese la mierda que se salía de la tripocha al personaje de CAÍN durante la cenita. Como si fuera una mala indigestión, nosabes. Mírale, mírale cómo mastica intestinos, el angelito…

Os imagináis un pollaco ensangrentado sobre la mesa, hasiendo co-co-cooo ri-cooo mientras los tripulantes de la Nostromorl lo miran aterrorisados murmurando: “No lo matéis, tiene ácido por sangre”… Mwaaaaahahahahaha andaaaaa omeeee.

CARLITO llegó onemoretime y le pegó un empujón a LLILLERL disiendo quita, gelipuella, que tú no sabes. Asín que hiso un muñequete que era como un lindo penecito con dientes. El que todos conocemos y hamamos.

He aquí a CARLITO con sus dos mierdas.

Ideas especialmente ridículas de JANSRRUDI LLILLERL, toma 3.

Lo mejor que le puede pasar a un croasán:

Una nueva diarrea mental del Comequesos que sí que fue utilizada fue el diseño bizarraco y raruzo de la nave halienígenarl. Meeeno maaaale deacuerdooo, como la han hecho seres que en vez de cerebro tienen mocos, pos puede ser que la hayan hecho mal, o que lo que ellos consideran bello en nuestros parámetros sea considerado una putamierda. Pero ya me diréis…

¡qué cojones tiene de aerodinámico un puto bollo!

Terminar de leer el poquito que queda de los orígenes de la saga y la crítica de la primera peli (¡por fin!).

Por: Truño Llameante.

Enviar a Meneame.Enviar a Fresqui.Enviar a Barrapunto.