Critica de Up.

 Los abuelos, los yayos, los viejunos, los pesaos, los increíbles hombres menguantes, esos locos bajitos. Esos seres que cuando eres un enano te atiborran de chuches y patatas fritas hechas con aceite de girasol; te llevan al parque donde mientras tú te abres la cabeza en el castillo oxidado ellos tontean con las madres de los demás niños o se duermen en el banco con la cabeza echada para atrás y la boca abierta insolándose a pesar de tener puesta la gorra de tela del Caprabo.

Esos seres que no han hecho nada especial en toda su vida y ahora que son mayores se van a hacer paracaidismo, parapente, buceo con tiburones, comer paellas en el peor restaurante del barrio,…

Esa abuela que cuando llueve se saca del bolso una bolsa verde para no mojarse el pelo –estas bolsas ¿de dónde salen? Porque no tienen publicidad ninguna. Acaso ¿son bolsas-paraguas que venden en los chinos?-. Aunque eso es bastante mejor a cuando llevan paraguas ya que aún sin mojarse van por los soportales sin apartarse cuando pasa alguien sin paraguas a su lado, obligándole a mojarse y, para colmo, mientras te tiran al bancal haciendo que te empapes oyes como suelta un balbuceo en idioma yayo metiéndose contigo. Para colmo sus paraguas parecen hechos de piel de cuervo ya que cuando se cruzan contigo van siempre a por los ojos.

Ese pelo de abuela, tipo casco, hipermegacardado capaz de aguantar una envestida de Zidane con guindillas metidas por el orto introducidas por el tipo que se ha tirado a su hermana. Ese abuelo que se sienta en el sofá y se duerme viendo La 1. Esa abuela que va de negro riguroso con manga larga y pañuelo atado a rosca aún cerca de un volcán. Ese yayo que se va a la obra de la esquina para decirle a los paletas que la masa se hacía mejor en los tiempos de Franco. Esos yayos que se te cuelan en la cola del súper para volver a casa rápido para, para,… ¿para qué? ¿Para ver “Saber vivir”? Esos abuelos que se aburren y tienen el ambulatorio como punto de reunión, porque siempre hay uno malo, de manera que ocupan todos los asientos libres de la sala, obligando a los que tienen muletas a estar de pie.

En definitiva, esos entrañables locos bajitos. Y esta peli concretamente tiene de gran protagonista a un abuelo y un niño (de estos ya hablaremos en otra ocasión que también tienen lo suyo).

LA PELI.

Aviso que voy a contar parte de la peli, sobre todo el principio de la misma a unos 100 metros. Danger. Don´t cross. Achtung.

La peli nos cuenta la vida de Carl Fredricksen, un vendedor de globos de 78 tacos, que ha tenido una vida siempre feliz junto a su esposa Ellie (por cierto, se parece un montonazo a Elastic Girl).

Durante el primer cuarto de hora de la peli se nos cuenta la evolución y las distintas escenas conyugales de eterna alegría de la pareja donde no han tenido nunca un enfado, echan 3 polvos diarios en distintas posturas y distintos sitios y no se han soltado nunca un bufo el uno en presencia del otro. Todo es perfecto en sus vidas.

La adaptación del cómic de "Los Cabezicubos" de Jan debería hacerla Pixar sin duda.

La adaptación del cómic de "Los Cabezicubos" de Jan debería hacerla Pixar sin duda.

 Pero, ¡oh campos de soledad, oh mustios collados! el tiempo pasa (lo sentimos Sara Montiel) y al final Ellie muere. Carl se queda solo. Su vida sin su mujer se derrumba, carece de pasión, de sentido, ya no vive, sólo existe. Hace lo mismo todos los días por inercia: se despierta a las 6 de la mañana para irse a sentar al porche de su casa y no hacer nada en absoluto (esta escena me parece magnífica porque retrata perfectamente la vida de muchos mayores). Además en su calle van a construir bloques nuevos de pisos y de su idílico barrio ya sólo queda su casa. El sitio que encierra todos los momentos felices que vivió con su mujer. Para colmo de males le abre la cabeza a un obrero (¿quién no los ha tenido en su casa de obras y ha deseado hacerlo alguna vez?) de manera que le quieren mandar a una residencia porque es considerado peligroso.

Toda esta parte de la peli es casi toda muda y con planos muy simbólicos dando a la situación un ambiente bastante sentimental y que te deja tocada la patata. Si no fuera por el hecho de que estaba en el cine con un colega y que ante todo los onvres no lloran (aunque veas que están quemando a tu madre viva mientras te rocían cebolla por los ojos) me sobrepuse y, con cierto esfuerzo,  conseguí no soltar una lágrima – quizá los pellizcos en los cojones que me di ayudaran en algo.

Carlsberg (leedlo bien que pone “Carl al ver” que siempre estáis pensando en alcohol, ¡drogradizos!) que le van a quitar todo decide cumplir una promesa que le hizo a Ellie cuando eran dos chiquillos: llevar su casa hasta Cataratas Paraíso (Venezuela).

Parece que este barrio carece de bastantes infraestructuras ¿no? ¡Polaris World ya ha pensado en eso! En dos meses abriremos un campo de golf cercano. Juegue al golf y ¡no pida tantos hospitales!

Parece que este barrio carece de bastantes infraestructuras ¿no? ¡Polaris World ya ha pensado en eso! En dos meses abriremos un campo de golf cercano. Juegue al golf y ¡no pida tantos hospitales!

Sí, es una promesa algo mongoler pero es que el cura brasileño de los globitos hizo mucho daño a la generación que vio sus hazañas y les dejó marcados… ¿Cómo? ¿Es posible? ¿No os suena este tipo? ¡Amos!  Pero seguro que los tipos de nube que existen si los sabéis ¿no? ¡A ver si aprendéis cosas útiles de verdad cojones! Aquí os pongo un enlace con su última gran hazaña.

Así que decide que ahora es el mejor momento para cumplir la promesa y  decide ponerse en camino llenando de helio todos los globos que tiene en su casa , ya que si recordáis era vendedor de globos (la duda que me surge es ¿qué hubiera pasado si hubiera sido vendedor de condones?…).

Así que ata los globos a la casa, los hincha, arranca la casa del suelo y ¡allá va! Pero ¿cómo saber cuándo empieza Sudamérica? Pues yendo tó pa´l sur hasta que vea que asoma el hambre.

Pero hete aquí que cuando está ya a una altitud del copón le llaman a la puerta. ¿Quién será? ¿Los testículos de Jehová? ¿Avon llama? ¡No! ¡Es un chino! ¡Los chinos que están en todas partes! ¡Si es que nos comen! ¡Nos comen! ¡Nos invaden los chinos!

Mi colega dice que no es chino pero yo le veo con los ojos algo entrevelaos. Quizá es que está sospechando que el abuelo tiene chocolate guardado.

Mi colega dice que no es chino pero yo le veo con los ojos algo entrevelaos. Quizá es que está siempre sospechando algo. Quizá sospecha que el abuelo tiene chocolate.

Se trata de Russell, un niño chinico que si tuvo un hermanito se lo ha comido porque está de buen año. Es explorador y al principio vendía galletas pero como se las zampaba todas veían que salía poco rentable y le pusieron a conseguir insignias de explorador. Precisamente necesita una última insignia para ser explorador intrépido senior (lo que vendría a ser un nivel 30 de brujo para los worcraquianos o como coño os queráis hacer llamar porque todos os llamamos “viciaos” y es que manda huevos que paguéis una pastaza para poder jugar. Sois la mina de tontos que toda empresa desea). Esa insignia que le falta no es ni más ni menos que la de ayudar a las personas mayores y por eso está allí. Y viendo que el viejo habla con la casa como si fuera su mujer no le va a resultar fácil conseguirla.

Y voy a dejar de contaros nada más de la peli, pero entre otras cosas hay perros parlantes, ¡gamusinos!, zepelines, conos de la vergüenza y globos, ¡muchos globos!

Sólo falta un mono con una ballesta apuntándole a la cabeza.

¡Russell, coge un momento el timón!

¡Espérame Ellie que ya voy!

– Lo siento señor Fredricksen, pero es que se me ha caído chocolate sobre los mandos.

– ¡Espérame Ellie que ya voy!

CONCLUSIÓN.

La relación de amistad entre el viejo y el chinorri es parecida a la que se muestra en la grandísima Gran Torino. Eso sí, con una historia mucho más edulcorada y con menos tiros y cambiando a los coreanos cabreados por perros… bueno, bien pensado en ese aspecto no es tan distinta, no.

Unos gráficos increíbles, unos personajes muy bien caracterizados y definidos (ADORO a Dug), una historia muy atrapante, unos diálogos cuidadísimos de esos que te dejan varias frases para recordar una vez sales del cine, una música estupenda a cargo de Michael Giacchino (Perdidos y Los Increíbles entre otros), unos escenarios sorprendentes… Tengo un nuevo ídolo en Bob Peterson el co-director y guionista de esta peliculaza.

Además el trabajo de doblaje me ha parecido sobresaliente y esta vez no le han dado el doblaje a actores famosetes de la tele que no saben lo que hacen sino a dobladores de verdad, de los de toda la vida. Especial mención a Luis Varela (Antúnez en Camera Café) que dobla a Carl perfectamente y también la inclusión al inicio de la peli de la voz de Matías Prats para una especie de documental tipo NODO que sale al inicio de la peli que le viene al pelo con su voz.

Sólo quiero animaros a verla porque está realmente bien. En mi opinión la mejor película de Pixar hasta la fecha y eso para mí es decir mucho. Simplemente un nuevo clásico de esta fábrica de sueños que es el Real Madrid que es Pixar.

Aquí os dejo el trailer en español de la peli para que le echéis un ojete:

¡Un momento! ¡Tenemos una noticia de última hora! Parece que finalmente han encontrado al cura brasileño de los globitos y tenemos una foto para demostrarlo.

¡La aventura nos espera!

¡La aventura nos espera!

Y para terminar este post nada más y nada menos que el gran parecido razonable de un chaval de buen año con Russell.

Por: Gran Cabeza.

¡Ardilla!

Enviar a Meneame.Enviar a Fresqui.Enviar a Barrapunto.