Critica de Los crímenes de Oxford.

Los truños de Oxford

******************************************************************
Otra exclusiva de Macarrones. El blog secreto de Alexander of the Church
******************************************************************

Oyes, pues que estaba yo en las Siete Calles tomando unos chismes con Gracia Querejeta y Vicente Aranda y les digo:

–Pues no estoy haciendo yo una peli en inglés, con dos cojones.
–No jodas, Álex -dice Gracia, tan graciosa ella.
–Como lo oyes. Y he contratao a la Leonor Guosling…
–Está como un jamón. A esa la ponía a sudar en mis películas ahora mismo, ya sabéis mi lema: “¡Abajo las bragas, sonido, cámara, acción!” –dice Vicente Aranda, siempre tan poético.
–Trabajan Leonor, el pecaor de la pradera Güiliam Jarrr, Frodo Bolsón y Jimmy Carter.
–¿El ex presidente de los Estados Unidos? Joder, cómo te pasas, Álex –comenta graciosamente Gracia.
–Oye, que soy de Bilbao, que yo cuando me pongo a hacer pelis las hago a lo grande. Y todo lo estoy rodando allí mismo, nada de decorados: todo es de un neogótico inglés que a veces me parece que estoy haciendo Harry Potter, pero sin magia. ¿Sabes? La peli va de números y crímenes y toda la hostia, todo muy currao y con mucho intríngulis filosófico, el teorema de este, la teoría del otro, te cagas. A veces se me va la olla y ruedo unos planos a lo Fantasma de la Ópera, con toda la peña disfrazada y corriendo por los tejados detrás del Jorobado de Notre Dame (este es de otra peli, pero yo lo mezclo todo y le añado fuegos artificiales). También me ha salido un plano secuencia muy chulo, como si fuera Orsongüels, uno entra, otro sale, pasa una bici. Ah, y para no caer en los tópicos, los protagonistas van corriendo a todas partes y se tropiezan con gente con libros o periódicos y los tiran al suelo.
-Jo, Álex, eso no se ha visto nunca en ninguna película.
-Ya ves qué gracia, Gracia. Lo malo es que me ha quedado un poco corta.
–Si quieres te dejo unos metros de cinta que recorté de “El último viaje de Robert Rylands”. Es un coñazo, como el resto de la película, pero también salen universitarios ingleses y hay un profe y así.
–¡Me interesa! Es que me he propuesto hacer una película coñazo y no me sale, no estoy acostumbrado.
–Déjame a mí, que soy especialista.
–Tampoco me atrevo con las escenas de amor. No se lo digáis a nadie, pero Frodo Bolsón es virgen, no se ha acostado con ninguna actriz. No me atrevo a bajarle los calzoncillos.

Vicente Aranda se exalta:

–¡Es que eso no se hace! A quien hay que desnudar es a las actrices, que para eso están. Tú déjame a mí, te la via dejar a la Guosling toa resudá, la via echar unos espaguetis con tomate por las tetas y la voy a dejar en bolas y con delantalito, que se van a matar a pajas todos los estudiantes de Fosfort, o como se llame el sitio ese donde has ido a rodar.

(Video aquí)

–Cojonudo, chicos. ¿Tomamos otro cacharro?
–Venga, pues.

Por: Macarrones.

(Crítica publicada originalmente en FilmAffinity).