¿Pero se puede decir alguna tontería más de Avatar?

La respuesta es sí, claro que sí, jodidamente sí.

Me acuerdo cuando yo era ñajo que se pusieron de moda esos dibujitos en 3D en el que siempre decía uno: “¡he visto una moto!” y  todos los demás decían que ellos también lo habían visto e incluso llegó un chaval a decir que veía la matrícula. Y yo por más que miraba no veía NUNCA nada, como mucho lucecitas en los ojos como cuando te los restriegas de tanto forzarlos para ver algo. Pues esta peli es igual: la gente dice que ve un peliculón y yo, para variar, por más que lo miro no lo veo. Pero esta vez  yo sí que veo algo. Una mierda. Una mierda de consideraciones bíblicas. Enorme. Gigantesca. Inmensa. Una mierda-mina antipersona. Un zosco king-size.

Tengo la impresión de que toda la gente está sometida a una especie de hechizo global que les impide ver lo que tienen delante y que si se quemara una película de Avatar se vería que de entre las llamas sale un espíritu maligno de negra e impura alma que mantenía a toda la sociedad bajo su control haciendo que dijeran que la mierda estaba buena y que querían repetir. Una pena que no haga la prueba quemando una porque tendría que piratearla y cargarme el cd y el pirateo no es bueno aunque ¿si lo quemo inmerdiatamente después se consideraría pirateo o sólo gilipollez crónica?


Lo primero que podemos decir más de Avatar es añadir la crítica de Macarrones sobre este películo, publicada originalmente en Filmaffinity:

¡Salvemos el sauce llorón psicodélico! James Cameron coge un guión de su hijo de siete años y lo pinta de colores tras atiborrarse de psicotrópicos. Aparatosa cagalera.

La parafernalia tecnológica y la escenografía suntuosa de esta película (realmente apabullante, en la que no faltan unos toques kitsch dignos de una antología del ridículo cinematográfico)* nos puede hacer olvidar la torpeza y el convencionalismo narrativos de este videojuego engordado que es «Avatar». Cameron se dirige al gran público y jalea sus gustos. Reproduce las convenciones narrativas más trilladas del (mal) cine norteamericano. Presenta un mundo burdo dividido entre buenos y malos, todos de una pieza. Recrea una idealización del buen salvaje sin asomo de ironía y condena el capitalismo militarista del presente y del futuro. Resulta interesante (una vez más) comprobar cómo Estados Unidos se refleja en el espejo del cine: algo sucede allí para que los militares sean ahora unos villanos carentes de honor,** se hayan olvidado de Dios*** y se complazcan en escenas de destrucción y aniquilamiento en las que ellos (no nos engañemos) son las víctimas. Nos están preparando para la gran debacle mundial. Esto sólo es un aviso.
Ah, y en absoluto es una película infantil, salvo que tus hermanos pequeños o tus hijos sean unos sádicos.**** spoiler:*Por ejemplo, las escenitas de baile colectivo en torno al sauce llorón psicodélico, digno de una discoteca ibicenca. No quiero ni hablar del pudor con el que evitan los desnudos.

**Hasta hace poco siempre era un militar el que salvaba el mundo de la catástrofe.
***Sólo los indígenas tienen un amago de creencias religiosas (parecidas a las que se practican en los herbolarios californianos); del lado civilizado no hay asomo de creencias religiosas o planteamientos existenciales y ni siquiera éticos. El mundo del espíritu se desprecia en cualquiera de sus manifestaciones
****Esto es muy interesante también: el sexo o la afectividad siguen siendo un terreno que los cineastas evitan cuando se dirigen a niños (aquí hay una discreta, noña y previsible relación -heterosexual, por supuesto-), no así toda clase de peleas o muertes.

Por: Macarrones.

Mirando en la red también he encontrado lo que se podría considerar como la prueba definitiva de que Avatar es clavao a Pocahontas:

Sólo falta que se hubieran puesto a cantar "Colores en el viento".

Y no conforme con eso también se le acusó en su momento de plagio de la peli Delgo, conocidísima a más no poder entre la sociedad. Aquí las imágenes de tal desfachatez (de peli la de delgo que es para darla de comer aparte):

http://img.denihilation.com/delgovatar.html

A mí eso no me parece que se parezca tanto como les gusta decir a la gente porque esas imágenes son muy parecidas en muchas pelis, pero bueno. También habremos oído todos hablar de que la escenita de la caidita de Roma pitufada entre los dos protas fue debidamente recortada debido a la férrea moral cristiana de la sociedad usense pero que se podrá ver en los extras del DVD. Si eres un pajillero friki que no puede esperar a verla, aquí tenéis la escena completa y sin censura:

Y ya para redondear la jugada parece que van a hacer realmente una peli porno de Avatar de la que seguramente le caiga una crítica en el blog de parte de Skarmentus y sino al tiempo.

Pensando en esa idea ¿cómo sería la peli? El título obviamente sería algo tan fácil y resultón como: “Levantar” y los alienos azules del planeta Pondura en vez de na´vi pasarían a llamarse na´vo. Y obviamente el conector USB no lo tendrían en el pelo, sino en el ejem, ejem. Y si para alguna escenita se necesitara un alargador pues se contrata a Nacho Vidal. Aquí la imagen de las jamelgas que van a protagonizar este sesudo películo.

Además se ha hecho ya una versión en España que existe desde el año pasado (sí, antes incluso de que se terminara la otra, pioneros que somos, oyes) y parece que está trinfando en las altas esferas de la sociedad.

Hasta que salgan los dichosos brotes verdes.

Parece que Avatar, al igual que otros grandes peliculones hicieron antes (El Código Da Vinci, ApoEucalipto,…, grandes peliculones todos como podéis ver) ha levantado muchísima polémica entre varios sectores u engrendros sociales que no tienen nada mejor que quejarse de esta gran obra de arte. Malditos incultos.

Dale clic para agrandar

Y ya una imagen ridícula que no tendría que estar aquí semejante personaje pero es que me hizo bastante gracia la imagen aunque si la miro ahora da bastante repeluzno, pero para que veáis que las operaciones de nariz son impredecibles si salen mal:

¡Andreíta, cómete el pollo!

Y espero que no haya que hacer otra entrada…

Por: Gran Cabeza.