Crítica de Don Quixote (Don Kikhot).

¡Sanchoooooooo, quijooooooooooooote!

16 de enero de 1947.

 

Querrido diarrio, hoy venirr glorrioso e invencible Ejérrcito Rrojo a rreclutar voluntarriamenta a mi hijo Sergei (a pesarr de su nombrra él serr muy macho según decirr su prrofesor de canasto).

A pesarr de negarrse en un prrincipio a alistarrse trras mostrrarle el Kalashnikov a la alturra del cuello vio rresurgir en él con grran frrenesí su grran sentimiento patrriótico y decidió alistarrse sin dudarr. ¡Viva la Madre Rrusia! ¡Viva el tovarich Stalin!

23 de enero de 1947.

 

Querrido diario, hoy venirr glorrioso agentes KGB y hablarr con mi Paulova debido a la posesión de una pequeñita rradio que tenía guarrdada en la cocina con la que sintonizaba ladinamente Kiss FM.

Se rreunieron con ella para que vierra lo erróneo de su modo de actuarr. Charrlaron, dialogarron, argumentarron, negociarron, le dierron un garrotazo y le metierron en un saca. Actuarron correctamenta. Paulova nos influía a la familia capitalistamente hablando y ya estaba bastante cansado de escucharr siemprre al medialeche de James Blunt… aunque he de rreconocer que erra una grran mujer y una fierra en la cama. La echarré de menos… Mucho… ¡Viva el tovarich Stalin!

 

 

15 de febrero de 1947.

Querrido diario, hoy venirr delegado parra llevarrme a Siberria debido a que uno de mis hijos me ha denunciado al Parrtido debido a que tengo un póster del películo “El grran dictador”, prrotagonizada porr un tipo con bigotito hitleriano que vive en Amérrica. Todo muy sospechoso parra el Parrtido.

Aquí paso tanto frrío que al andarr mis bolas al chocarr sonarr como cascabeles perro estoy segurro que lo han hecho porr mi bien… qué gran peli erra esa… ¡mecagonmiputohijo!…,… Viva el tovarich Stalin.

3 de marzo de 1947.

 

Putísimo diarrio, ¡cagon el puto tovarrich Stalin y en la puto marrana que le defecó! ¡Hijo de mil padrres! ¡Maldito mama huevo sin corrazón! ¡Jodido bastardo! ¡Te deseo que se te agarre una gonorrea a las pelotos y se te inflamen como cabezas de enano y debas andar como cowboy trras montarr hipopótama! ¡¿Cómo me ha podido hacerr esto a mí?! ¡A mí que nunca he dudado ninguna decisión del parrtido porr mongoloide que fuese! ¡A mí que acepté mi nueva patrria con orrgullo y que lo he dado todo por la Madrre, la puta Madrre, Rrusia! ¿Cómo coño se le ocurre suspenderr la emisión de los parrtidos de La Liga Española? ¿Porr qué? Vale que te lleves a mi hijo, mi mujerr y me lleves a un puto campo de trrabajo ¡pero el fútbol no me lo toca ni mi padrre (figurra que estoy seguro que el camarrada Stalin no sabe quién es)! ¡Viva el capitalismo y viva el Beti, manquepierda, cohone!

 

Además está a favor de Lopera.

 

LETS GOOOOU.

 

¡Ay, el pobre Don Alonso Quijano, más conocido como Don Quijote, siempre ha sido el gran gafao del cine. Grandes genios del séptimo arte (Charles Chaplin, Orson Welles, ¿Terry Gilliam? Con su imperdible y recomendable unmaking of “Lost in La Mancha”) han intentado hacer una peli suya consiguiéndolo muy pocos de ellos y con resultados bastante reguleros, algunas obras de teatro de gente de Garantía Social son más resultonas.

Viejunos locos, unicejos a gogó,... sí, es una imagen de la versión de Orson Welles

Pues una de esas versiones que se han realizado del Quijote consiguiendo terminar la peli, señor Terry Gilliam –guiño, guiño- es un Don Quijote pero visto desde una perspectiva comunista. Y la verdad es que si lo piensas el personaje se presta bastante a ello:

Los nobles se burlan de él, el pueblo le adora, va por toda Castilla liberando a niños esclavos víctimas del capitalismo, persigue católicos en un par de escenas (sospecho que no se ciñen mucho a la obra de Cervantes) cosa que disgusta al cura, alegra al campesino y al camarada Hugo Chávez.

Don Alonso Quijano es un tipo normal que se pone a leer novelas de caballerías como si se preparara una oposición y se le va la almendra de tanto leer y comienza a creerse un caballero. Pero no volviéndose educado dejando pasar a las damas y no sacándose los mocarros en la mesa, no. Caballero de los de lanza en astillero, adarga antigua y rocín flaco.

Se hace una armadura con la segueta de pelo redondo de su casa y unas latas de fabada Litoral y sale a la calle que parece que va de Carnaval en el cole vestido por su tía la solterona que le pone voluntad.

Como todo caballero necesita un escudero pues se hace de Sancho Panza por el método del tocomocho. “Tú vente conmigo que ya verás qué bien, que te voy a dar una ínsula pa´ti solico y después me recalificas un par de costas, que si patatín, que si patatán…” Lo típico y como el chaval mu listo no es pero es de corazón mu noble pues cae en la engañifa y va con Don Quijote.

Además necesita un fin por el que luchar y no es ni más ni menos que una damisela que sólo existe en su cerebro que para mayor enfermedad le da un nombre y además raruzo: Dulcinea del Toboso. Para más inri le pone una edad entre 14-15 años cuando él ya tiene los 40 bien cumplíos. Dulce pederastia.

Y ya con todo se echa a la calle a luchar por la verdad, el honor, el campesino, el pueblo, contra la iglesia, la nobleza y todo orden capitalista establecido. Si a esto le unes unos fundidos de escena en rojo en lugar de en negro te queda una peli pro-comunismo la mar de cuca oyes.

Próxima campaña de la SGAE.

Y CIERRE.

¿Os imagináis cómo sería hoy en día Don Quijote? Un tirillas al que le da una embolia por leer libros y que va puesto de tripis o de algo que muy legal no puede ser, que ve gigantes por todas partes. ¿Quién podría ser? Pues cualquier jóveno en fin de semana… Aunque ahora que lo pienso: alguien que toca los libros y se le pira la pinza y que va más puesto de dronja que Maradona en una fiesta de Pocholo… ¿podría ser un colaborador de La Noria?

No pega aquí pero como va con el tema, lo calzo al final que fijo que cuela.

Por: Gran Cabeza.

Enviar a Meneame.Enviar a Fresqui.Enviar a Barrapunto.