Crítica de Harry Potter y el cáliz de fuego.

Centro de Desintoxicación de Aravaca, 11:30 AM.

– Hola, me llamo El Becario Fumeta (sí, el artículo forma parte del nombre) y aquí donde me veis, con tanto zombie y tanto gore, soy un pottermaniaco. Al principio desconfiaba del tema, al igual que desconfío de casi cualquier fenómeno de masas, y si tiene tanto éxito entre los niños más. Ved como con Michael Jackson no me equivoqué.

Pero un amigo me animó diciendo que me iba a gustar me llevó a un callejón y… perdón, esto es otra historia. Además coincidió que la primera película de Harry Potter se estrenó casi a la par con la primera de El Señor De Los Anillos y, como en cierta manera había que posicionarse, pues yo, claro, me posicioné al lado de El Señor como buen español, católico, apostólico y romano. Pero luego con el tiempo, mi madre, que también desconfiaba del tema, vio de casualidad la primera peli, le moló, se compró el primer libro, le moló, y ya se fue comprando todos los libros y viendo todas las pelis que iban saliendo.

Yo seguía desconfiando, pero mi madre le mandó a mi hermano los dos primeros libros, y él se los empezó a leer y me dijo que estaban bien, y yo pues como ya los tenía en casa pues me puse a ojear el primero, y al final me lo debí acabar en 2 o 3 días, y el segundo lo mismo, y en cuanto tuve ocasión de echarle el guante al 3º, 4º y 5º, lo hice sin contemplaciones y de manera compulsiva, además que cada libro es mejor y más gordo que el anterior, y según los personajes crecen (en el primer libro Harry tiene 11 años), pues se hace más fácil identificarse con ellos, ya que Harry y sus colegas van teniendo también los típicos problemas de cualquier adolescente, problemas con el sexo opuesto, inseguridades, piques entre ellos, etc, y a nivel fantasía tienen una imaginación brutal.

Así que, señoras, señores, soy un pottermaniaco de cojones.

– Te queremos Becario,… tráenos unos cafeses ¡YA! Y cállate.

Luego también cada libro tiene su historia particular, pero todos están conectados con una historia de fondo que se va desarrollando libro tras libro, y que se está poniendo cada vez más interesante; yo todavía no he podido leer el 6º libro, pero estoy deseando ponerle las manos encima (que ya me ha dicho mi mami que es el mejor de todos que ella es más freak que yo todavía, se los compra en inglés cuando salen en Inglaterra y luego en castellano cuando salen aquí xD).

Y bueno, como se habrá deducido, para mí la saga Harry Potter es principalmente la de los libros, pero las películas son un buen complemento para ponerle imágenes a todas esas movidas flipantes que has leído. El problema es que cada libro, sobre todo a partir del segundo, es bastante más gordo que el anterior, pero las pelis duran lo mismo todas, más o menos, así que en cada peli tienen que dejar fuera más cosas, las pelis de El Señor De Los Anillos eran cada vez más largas y cada libro de El Señor es más fino que el anterior, así que esa saga sí que es totalmente fiel a la novela y se deja pocas cosas fuera, y las ediciones extendidas más todavía, aquí son muy fieles al espíritu, y cambiar no cambian prácticamente nada, pero tienen que acelerar mucho y quitar cosas para que que quepa todo, así que recomiendo a todo el mundo al que le hayan gustado las pelis que vea los libros, porque se enterará de todo muchísimo mejor, y porque son flipantes, qué cojones.

El análisi:

La historia, pues contada muy por encima, va de que en la escuela Hogwarts de magia se va a celebrar el prestigioso Torneo de los 3 Magos, con la participación de 2 escuelas más, la de Beauxbatons (formada por pibones)  y la de Durmstrang (formada por rudos chicos del este, peor que los rumanos, son de hecho del este de Rumania). Debido a la peligrosidad del torneo, sólo pueden participar los mayores de 17 años, los alumnos de cada escuela introducirán sus nombres en el Cáliz de Fuego, y este elegirá al representante de cada escuela, pero esta vez salen 4 nombres del Cáliz, y el 4º nombre, como no, es el de Harry Potter, que parece que hay alguien muy interesado en que Harry participe en ese torneo, y sabiendo lo peligroso que es, está claro que está hecho a mala hostia.

Maria Teresa Fernández de la Vega pretende casar a este par.

María Teresa Fernández de la Vega pretende casar a este par.

También sigue avanzando la historia de la vuelta del malvado Voldemort, que ya se ha ido desarrollando en los 3 capítulos anteriores.

Aunque el director (Mike Newell, 4 Bodas Y Un Funeral, entre otras) cambió al equipo técnico de la 3ª parte y recuperó al de las 2 primeras películas, aquí se continúa con el tono sombrío que aportó Alfonso Cuarón en El Prisionero De Azkabán, y que es el que más le pega a la historia, que se va haciendo más oscura en cada nueva entrega.
El guión ya he dicho que deja muchas cosas fuera, y hay veces que cuando estás esperando una super escena cortan y pasan a otra cosa (ej: los mundiales de quidditch), pero bueno, hay tantas cosas que meter que no hay más remedio que cortar otras muchas, pero en general el trabajo de adaptación está bien hecho, aunque yo por mi habría hecho una peli de más de 3 horas y me habría quedado tan pancho.
Los efectos especiales, como ya se puede imaginar uno en una peli de este tipo, pues muy molones todos, que no por nada está ahí detrás la Industrial Light And Magic de George Lucas.

Los actores está claro que están mejor los adultos que los chavales, que en esta saga siempre han tirado de secundarios de lujo, aunque los enanos han ido mejorando en cada película, y se les nota más conjuntados (aunque el doblaje de esta saga en general nunca me ha gustado demasiado), aunque también es verdad que en esta peli Ron y Hermione tienen poco protagonismo, y Harry es el que se guisa y se come todos los ma(ca)rrones, pero en general los personajes de los 3 están desarrollados con respecto a las anteriores entregas, con los típicos problemas inherentes a la adolescencia, ardores juveniles incluídos (lof is in di er).

Los personajes nuevos, como “Ojoloco” Moody o Voldemort (un irreconocible Ralph Fiennes) están muy bien, tanto de interpretación como de diseño, aunque a “Ojoloco” me lo imaginaba más abuelete y a Voldemort más feo y que diese más miedo, pero de todas formas se salen los dos.

Parece que esto es un trabajo para... ¡los Cazafantasmas!

Parece que esto es un trabajo para... ¡los Cazafantasmas!

La música no la hace John Williams, que hizo la de las 3 anteriores, pero realmente no se nota cambio de estilo, sigue siendo el estilo orquestal típico del gran maestro Williams, y utilizan varios de los temas que hizo para la saga, así que todo bien.

Conclusión:
Pues eso, ya me enrollé como una persiana, una película muy recomendable para los fans de la saga, pero que vayan con la idea de que aquí van a echar en falta muchos momentos de los libros, y digo yo que los que no se los hayan leído se enterarán de todo bien, pero a veces ocurren las cosas tan rápido que igual se pierden, jeje.

Por: El Becario Fumeta.