Critica de Buried (Enterrado).

El problema habitual de la prensa especializada es que cuando le cae arena en los ojos puede quedarse ciega, cuando ésta entra por las vías respiratorias se suele asfixiar y, si se dan ambas circunstancias, la ceguera y la falta de oxigeno puede producir desvanecimientos… La cinta de Rodrigo Cortés ha provocado ciertos trastornos mentales en la crítica española que no ha parado de vanagloriar méritos de una película que ha sufrido la ironía de algún crítico norteamericano: «Noventa minutos estando enterrado vivo con Ryan Reynolds: ¿No habíamos sufrido todos esto en ‘La proposición’
Se habla mucho de su capacidad hitchcockiana e incluso el propio director define que su película debe constituir un viaje físico y sensorial, un ejercicio activo, una experiencia. Pero la misma prensa e incluso el público en general, que destripa sin pundonor propuestas similares y anteriores,  poco comenta  sus múltiples lagunas, su ‘oxigenado’ argumento con batería ilimitada, operadoras de móviles que ya quisiéramos en occidente y sus concesiones hacía el lado más excrementalmente sentimentaloide y lacrimógeno. Soniquetes en el montaje con imágenes y ecos de sonidos y frases remarcadas hacía el vomito.

Yo llevo enterrado toda una eternidad y no doy tanto por culo...

No me ha convencido “Buried (Enterrado)”: tiene más agujeros que el mismo ataúd en el que permanece ‘finado’ Ryan Reynolds e incluso no me parece en absoluto claustrofóbica hasta su recta final. Rodrigo Cortés únicamente me ha sorprendido porque es capaz, mediante un guión basado en una puesta en escena minimalista, de hablar de temas universales y actuales. Eso es que en el libreto discurren temas como la guerra de Irak, la crisis mundial y familiar, las reformas laborales y el recorte de derechos a los que están sometidos los trabajadores, la globalización, las enfermedades degenerativas… Es simplemente avasalladora en su concepto pero efectista en su resolución. ¿Dónde quedan las resonancias cinematográficas de esa otra tumba rectangular con una puerta luminosa al otro mundo llamada sala de cine?
Me entierran y me reviven con una facilidad…
Versiones alternativas de “Buried”
“¿Enterrada?… ¿Me entiendes?”
Alguien estornuda… Oscuridad… sólo oscuridad. Se enciende un mechero y alguien empieza a fumar un cigarrillo. Vemos su cara… y resuenan los gritos entre los espectadores… ¡Es Belén Esteban! Después de cuarenta minutos de metraje leyendo el ¡Hola!, Semana, y por su puesto la revista de su programa, la de ‘Ana Rose – ARgggg’ y doce cigarrillos se da cuenta de que… ¡está enterrada! Se asusta no porque esté encerrada sino porque se le va a acabar el tabaco. Mira a su alrededor y hay un móvil. Llama… a… Jorge Javier.
-Pero, ¿¡dónde te has metido Belén!? “Sálvame” empieza en menos de una hora.
-Sálvame, Jorge Javier. Sálvame. ¿Vale?
-Sí, se nota que me escuchas… es lo que te dicho Belén. “Sálvame”, nuestro programa.
-No, no te enteras… ¿Vale? Jorge Javier… que es que estoy enterrada, bajo tierra. ¿Me entiendes?
-Pero eso es lo siempre han dicho de ti media España. E incluso un friqui hace dos días dijo que estabas muerta…
– Mira Jorge Javier. O sea. Estoy enterrada en una cosa de madera cuadrada pero hice pellas hasta en la EGB y no sé como se dice… No tengo tabaco y ya me he leído nuestra revista dos veces. Bueno, he visto las fotos… Necesito salir de aquí. ¿Me entiendes?
-(Cantando) ¡Pero cómo has podido hacerme esto a mí…!
– Mira deja el momento gayer, que no estamos en las fiestas del Orgullo. ¡Estoy jodida, enterrada y sin tabaco!
– Hoy viene Fran y no puedes faltar. Lo mismo te ha enterrado alguien que te odia. ¿Quién te odia Belén?
– Si te digo todos sus nombres se me acaba el oxigeno… ¿Me entiendes?
– Oye, Belén… ¿El móvil desde donde me llamas tiene batería y cobertura 3G?
– Pues claro, esto es una película. Aquí aguantamos hasta las tres de la mañana el móvil y yo… pero tengo que encontrar algo que sustituya al tabaco…
Efectos secundarios:

La emisión del programa fue todo un hito en la TV mundial. Por audiencia  y kleenex. Belén Esteban atrapada y llorando por su muerte… fumándose las astillas de la madera que le rodeaba. Contó hasta lo de los plátanos del Lidl, que todavía le pone cachonda Jesulín y que se opera en diciembre de nuevo la nariz. Después de cuarenta litros de lágrimas derramadas, la venta de diez millones de politonos con el  himno ‘Arriba la Esteban’ y veinte conexiones en directo al teléfono de aludidos llegó el final del programa: Belén descubre que era sonámbula y ¡estaba debajo de su cama…!
¿Muerta y enterrada?
“Te mueves menos… que los ojos de…”

Alguien está en el ataúd. Oscuridad… Mucha Oscuridad hasta empezamos a ver en la oscuridad… Alguien está tan atorado que no se puede mover. ¡Es Espinete! Como el mítico personaje no respira ni se puede mover la película se resume en un warholiano plano fijo de  240 minutos de Espinete mirándonos directamente con sus ojos inmóviles. ¿Era un plan ideado antes de la muerte de Chema, el panadero? ¿Don Pimpón tiene un odio visceral por el éxito del personaje de “Barrio Sésamo”? No lo sabemos, ni siquiera Espinete habla ni canta. De vez en cuando suena un móvil cerca de él con la famosa melodía de su programa. ¿Recordará su casa verde?
Efectos secundarios:
La película fue censurada en EEUU por estar desnudo Espinete durante todo el metraje.
Sonic les demandó por plagio. Obviamente lo perdió pero vendió cinco millones de juegos por la polémica generada.
Diez premios mayores en festivales internacionales.
Espinete no fue nominado al Oscar. Tampoco a los Razzies.
Cartel cutre: ¿Qué te puedes esperar de una película española?
“BurieX”
Plano de un paquete. Un gran paquete. El plano corta a un primer plano de…  ¡Rocco Siffredi!  Está preocupado porque está teniendo una erección… y el ataúd es demasiado pequeño para contener a su ‘monstruo’.  Rocco vive en un empalme las 24 horas del día pero su ‘monumental’ éxito podría depararle una ‘monumental’, quebrada y dolorosa muerte. Cine a lo gonzo en su estado ‘puro’ y ‘duro’.
Efectos secundarios:
Duración del Cortometraje: 10 minutos.
Duración de la Erección: 5 minutos pese a reventar el ataúd.
Rocco Siffredi desapareció después del estreno del cortometraje y muchos pensaron que su desangramiento en sólo cinco minutos, criticado por efectista al explosionar su glande como geiser de sangre, fue real y verídico.

Un 'corto' doloroso...

Por: Maldito Bastardo.