Critica de X-Men: Primera generación (X-men: First class)

¡Qué complicado está el mundo del cómic y el género de superhéroes! Más aún  lanzarse con una precuela en una industria saturada de productos tan similares que acaban por restar crédito a lo visto y vivido anteriormente. Hay que poner raseros y creo que serán los mismos para muchos: las aportaciones nolanistas como “El caballero oscuro”, “Batman Begins”,  “Spider-Man 2”…  hasta llegar a “Iron Man” y “X-Men” con otros incisos dentro de la animación como “Los Increíbles”. Pero lo más duro es ser madre en este tipo de producciones y acudir al cine a ver al hijo amado salir peinado como Farruquito en pantalla grande. Hablo de la madre de Álex González y su siguiente bastarda evolución viendo “X-Men: Primera generación”:

•Minuto 15: Uy, sale mi niño… ¡Qué bien que me lo han peinado! ¡Parece el Puma!
•Minuto 30: Oh, mira si lanza huracanes Katrinas con los ‘deos’.
•Minuto 45: ¡Qué guapo sale mi niño!
•Minuto 60: Bueno, a ver si er niño habla… que lo parí también pa’ cantar.
•Minuto 80: Que no me habla er niño. Ar Maziu Vaugg eze le voy decir cinco cosas: Da una frase ar niño.
[…]

•Minuto 130: ¡Que no me lo han hecho hablar na! Pero si estudió cuarenta años inglés para actuar en esa película de los sexy-macho-men. Si actuó en Bousgay ese y to’…

Álex González: El Puma.

El Puma: Primera Generación.

Sí, ni una sola frase para el actor que los medios españoles habían presentado como la gran estrella de la película. Ni una sola frase. Y ni media palabra. Es muy fuerte que Álex González haya acaparado las portadas de periódicos gratuitos al grito banshee «Un mutante Español en X-Men» y que diga que ha tomado clases de danza para el papel para luego comprobar que se le olvidaron las clases de inglés.

La que es una superheroína es la madre de Álex González por ver como se comen a su niño las frases dos pedazos de actores como Michael Fassbender y James McAvoy que se enfundan sus personajes como perfectos trajes hechos a medida. Suya es la película y sobre todo de Magneto ya que podría ser un original punto tarantiniano de partida con grandes secuencias como la del bar argentino. Lástima que se pierda en una nueva ración de más de lo mismo pero con dosis superiores de entretenimiento. “X-Men: Primera generación”funciona y es buena pese a contar con los siguientes factores en contra durante mi visionado:

—Los de la izquierda devoraron perritos calientes embutidos en kétchup y mostaza y fecundaron alrededor un hedor a grasuza barata.
—El niño de la derecha no entendía nada de la película y su padre le explicaba en voz alta todas las tramas.
—Los de detrás repetían a viva voz todo lo que sucedía en pantalla aunque fuera abrir la puerta de la nevera.
—Pusieron trailers de futuros bodrios como “Transformers 3”, “Linterna verde”, “Bad Teacher” y “El origen del planeta de los simios”.

¡Esta foto contiene SPOILERS!

—Hay muchos momentos ‘Kick-Assianos’ y otros malogrados que parecen sacados de una gala barata de “Operación Triunfo” pero sin Nina ni Risto Mejide. Estos chicos se dan demasiado la mano antes de las nominaciones.
Jennifer Lawrence lo hizo fantásticamente bien en “Winter’s Bone” pero como Mistica con esos mofletes parece una apitufada muñeca pepona. ¡Que vuelva Rebecca Romijn!
—No me convence del todo Kevin Bacon como villano. Asusta más con gafas y traje nazi y lamentablemente son los primeros compases.
—Y muchos menos me convencen las actuaciones de los púberes que le restan credibilidad y carisma a los superhéroes que interpretan.
—El momento… [¿hay spoilers en las precuelas?] …homenaje a “Rambo” con ese «No siento las piernas» sobraba porque produce la carcajada.
—No hay secuencia extra después de los títulos de crédito.
Y si con todos los lastres pasados y pesados, como anclas, Magneto consigue levantarlos y me parece una película digna, salvable y la mejor de los X-Menhasta la fecha, ¿qué les parecerá a ustedes? Puede que alguno flote desde las butacas y descubra su poder mutante. Aunque se me olvida otro momento:—Lo mejor de todo: la secuencia ‘Insert Coin’ con un «¡Quédate con el cambio, Maldito Bastardo!»Todo, efectivamente, se reduce a mover una moneda e introducirla correctamente por la hendidura correcta. Desde luego la franquicia de los X-Men se ha ganado un nuevo crédito y crédito con la monedita. Buena jugada, buena y entretenida película.
Por: Maldito Bastardo.