Critica de 11-11-11. Mi nota de la película: 11-11-11 = -11

Sinopsis (Filmaffinity):

Barcelona. Se basa en una teoría de la numerología según la cual el número 11 sería una señal de alerta de los ángeles guardianes que, durante siglos, han tratado de comunicarse con los hombres. Se prevé que el 11 de noviembre de 2011 se abra una puerta que permita que algo procedente de otro mundo entre en el nuestro…

Crítica Bastarda:

Darren Lynn Bousman (autor de algunas de “Saw” y no de su parte 11, lo cual le resta credibilidad para este proyecto) ha realizado en “11-11-11” la mayor tontuna cinematográfica del año. Los responsables de la producción han debido tener 1,1 dedos de frente cuando pensaron en esta película… porque una cosa es pensar y otra estrenar. Veamos, la película nos habla (entre una descripción de Barcelona escrita por unos teletubbies peregrinos antes de la visita del Papa a España en una agencia de viajes colocados con tripis) de que el 11-11-11 se nos va a abrir un ‘portal’… y no el de Belén. Normalmente los ‘portales’ son ‘por delante’ pero mucho me temo que este es de los de ‘detrás’. Y precisamente es por ahí donde nos van a dar… con las mulas, los pastorcillos, el río de papel de aluminio y todo el equipo (incluido el angelillo que cuelga), vamos…

¡Portero, Ábreme el PORTAL!

 Mucho se ha criticado a Roland Emmerich pero estrenó “2012” en el 2009. Tres años antes de que se pueda acabar el mundo (y tu vida salvo que seas John Cusack). Es todo un señor: listo, oportuno y con visión de mercado. Entonces, ¿qué sentido tiene estrenar “11-11-11” el 11-11-11? ¡¡Pues ninguno!! Si acaba el mundo o dejamos el cine por la iglesia porque llega el Apocalipsis… que alguien me diga  para qué estrenar una película en la fecha en la que se va todo al garete. Yo no le encuentro sentido. Tampoco a la película: que parece una revisión previsible del Pasaje del Terror del Parque de Atracciones por un Padre Apeles imitando al Duque en silla de ruedas y su hermano llorón y escritor de best-sellers que no se ha visto “23”.

Soy el prota de mi propio best-seller barato.

El pobre es tan tonto que no se da cuenta que está en uno de ellos y de los malos: por previsible, con más giros y agujeros que los calzoncillos del Sr. Barragán, machacón y con el terrible mistake de no hablar nada en catalán (ni en las misas, que ya hay que ser bilingüe hasta para que te den el sermón). Un poquito-de-por-favor que habéis estrenado “Vicky Cristina Barcelona” hace na’ y va “Pa Negre” pa’ lla. Pero su mayor problema es que para tanto portal hay poca portera: si las ‘porteras’ hablaran un poquito en vez de tanto susto barato, truco y juego de luces robado de la discoteca de Pocholo y la niebla del “Thrillerde Miguelito Jackson el prota se enteraba un poco. Se trataba de eso, ¿no?
Es lo de menos porque lo de-más es lo absurdo del proyecto: si el 11-11-11 se va todo a la mierda la película va a recaudar una mierda y si el mundo sigue en su sitio a partir del 12-11-11, ¿¡qué sentido tiene ver una mierda (y encima falsa) como “11-11-11”!?

Por: Maldito Bastardo.