Critica de In Time.

Tras ser acusado erróneamente de asesinato, Will Salas tendrá que encontrar un plan para hundir un sistema donde el tiempo es el dinero – literalmente – posibilitando a los ricos vivir para siempre y a los pobres, como Will, tener que suplicar, pedir prestado o robar los minutos suficientes para llegar al día siguiente.

Crítica Bastarda:

Como el propio tiempo la idea de la película es muy relativa. En “In Time” el dinero se transforma en tiempo pero cuando se te acaba… mueres… y si pierdes el autobús encima se te queda cara de tonto… Es un mundo directo, sencillo y básico: la plebe no tiene tiempo de ver la tele, nadie se pone malo, no se hacen películas ni se juega a ningún deporte ni mucho menos a la consola. Un mundo sin redes sociales, mp3 ni internet… donde la eyaculación precoz aumenta la calidad de vida. En resumen: un mundo sin Mario Vaquerizo pero con prostitutas que se parecen a Mario Vaquerizo, vamos.

¡Todo el día corriendo!

 Hay diferencia de clases, barrios marginales, mano de obra barata, es fácil cometer el incesto o acostarte con tu abuela y, sobre todo, hay gente ricachona mala y otra gente ricachona muy-mala-mala… Pero no explican qué pasa si a alguien le cortan el brazo con ese contador-gusiluz, si te quedas ciego o si hay clínicas para tunearlo y cambiar su color verde por azul si votas al PP o rojo si eres progre. Tampoco entiendo por qué nadie se ha dedicado a hackear los cacharros para tener tiempo ilimitado o falsificar tiempo… como se hace con el dinero… aunque cuando acaba la película te das cuenta que en vez de segundos en “In Time” se habla de neuronas.

No sé, la película no deja nada claro. Dura 109 minutos de los cuales se pasan tres cuartos corriendo de un lado a otro como si fuera un anuncio de Las Rebajas de Enero. Quiere meter en la misma sala de cine al señor que tiene un Casio y lee Philip K. Dick como al que mira la hora por tuenti en su móvil y se sabe de memoria los premios MTV y las últimas noticias de Justin y compañía.

¿Quién es la hija, la parienta y la suegra?

 En menos de 1 minuto te das cuenta de que has visto esta película, pero con dólares, unas ochocientas veces antes.

A los 5 segundos averiguas que a Amanda Seyfried no la han contratado para recitar a Shakespeare ni ir en manga larga.
A los 2 segundos sabes que Justin Timberlake no va a ganar un Oscar pero tampoco un Razzie.
Y en menos de 1 segundo se olvida la película.
Cada uno hace lo que le da la gana con su tiempo… pero para mí, “In Time”, es tiempo… perdido… y aunque no he muerto me ha dejado el culo tuerto.

Mi nota de la película: 0000-00-0-00-00-01.

Por: Maldito Bastardo.