Critica de El diablo viste de Prada.

001

El estilo Prada (moralista, esdrújulo y vacuo)

Pese a lo dicho en el título, lo mejor que se puede decir de esta película es que nunca podría haberla escrito Prada y que es lo suficientemente entretenida como para verla en un autobús de la Continental-Auto, en cuyas pantallas triunfa actualmente.

Es una de esas películas que quieren ser malvadas y ácidas pero en realidad son bastante inofensivas, candorosas y hasta blanditas. Muy previsible, como todas las del género “Metamorfosis” (chica feúcha se convierte en estilosa), variante extravío y redención. Meryl Streep está realmente bien y es el único personaje coherente, todos los demás están como para fletar un autobús y llevarlos al psiquiatra en masa. (El resto de la crítica puede contar partes de la película)

002

La boutique de la literatura española:

*Moda Prada: Combinaciones de boina de pueblo, caspa, pantalones atados a la altura de las tetillas, camisa con manchas de coñac. Ideal para ir a misa de doce o para leer el ABC en el casino del pueblo.

*Moda Etxebarria: Jerseys amplios, peinado inspirado en las rumanas que piden limosna en el metro, faldas que se arrastran por el suelo, todo comprado en el puesto más inciensado, barato y enrollado del rastro. Ideal para ir a una manifa.

*Moda J. Marías: Telas inglesas, pantalones de importación bien cortados, todo muy caro sin que lo parezca, perfume con olor a tabaco. Ideal para dar gritos en el mostrador de Atención al Cliente de cualquier empresa y decir: “Usted no sabe con quién está hablando”.

*Moda Landero: Chaqueta con coderas, chaleco de cuello de pico, pantalones con manchas de tiza, tonos sobrios. Ideal para ir a dar clase de literatura.

*Moda Espido Freire: Gasas, tules, gorros en forma de cono. Complementos: varita mágica, brillantina. Ideal de la muerte para ir al hipódromo a montar en unicornio.

003

Por: Macarrones.