Critica de Spiders 3D

01
Sinopsis (Página Oficial):
Después de un accidente provocado por unos meteoritos venidos del espacio exterior, parte de la estación espacial soviética impacta contra los túneles del metro de Nueva York. Una especie de arañas venenosas es descubierta y empezarán a mutar hasta alcanzar proporciones gigantescas y causar estragos en la ciudad.
Crítica Bastarda: 
Estas arañas van a devorarte vivo… empezando por tu cerebro, claro. Se agradece, al menos que “Spiders” sea coherente con su eslogan: ocho patas, (tres dimensiones), un desastre… Sí, porque la película es todo un desastre. Todo un despropósito y un mojón arácnido… aunque, ¿alguien esperaba lo contrario? Puede que algunos espectadores le apliquen una amnistía porque pensaban que sería peor. O sea, fuera del top 10 de las peores películas del año… aunque como pronostico personal creo que acabará precisamente dentro de tal ignominioso reconocimiento. Aparentemente no es tan mala: si tienes ocho patas para taparte los ojos, las orejas y el resto de orificios para no llorar/mearte de la vergüenza ajena, claro. En los 50 se hacían películas de Serie B como “La humanidad en peligro” y 60 años después el cine resulta más acartonado e insustancial por mucho CGI y evolución digital. Obviamente la película de Tibor Takács es pura basura espacial, aunque si la hubieran estrenado directamente en Sy-Fy, Calle 13 o similar tendría incluso cierta coherencia y perdón.
Esto es lo que sale en el baño cuando no usas Pato WC.

Esto es lo que sale en el baño cuando no usas Pato WC.

Como siempre, no encuentro una explicación al comportamiento de los arácnidos. Unas arañas más grandes que Falete y con más mala hostia que Risto Mejide, quieren invadir Nueva York pero no salen de la misma calle y la misma estación de Metro. Sí, no tienen vergüenza: han rodado todas las secuencias en la misma calle. Vemos a unos militares disparando a las arañas de la muerte y no provocándolas ni un rasguño. Por el contrario, llega el prota con una mierda de carretilla y arrasa con todas ellas. ¡Qué vergüenza! No paran de repetir que las arañas ‘del espacio’… son súper-inteligentes… pero aquí son un poco lerdas. Vamos a ver… tenemos a una araña cebollona que tiene a tiro (de cualquiera de sus ocho patas) a los protagonistas que están intentando entrar en una ventana de los primeros pisos de un edificio y va la tonta de la araña… y tira una mierda de tela (de araña, of course… aunque ya no se sabe) pa’ ‘pillar’ al prota el tobillo en un momento tira-cariño-que-me-salvas. Salvo que araña fuera fan de los rodeos de Texas no se entiende semejante manera de perder el tiempo. ¡Cacho-tonta, pégale un zarpazo y le rematas cuando caiga al suelo medio muerto! Pero nada, que la araña el día en el que que en la escuela arácnida daba la lección de cómo cargarse a humanos en una ventana, al parecer, hizo ‘novillos’.

Un Robert Downey Junior venido a menos, MUCHO menos.

Un Robert Downey Junior venido a menos, MUCHO menos.

Podrán leer que es un cruce de una monster movie con “Aracnofobia”, “La amenaza de Andromeda” y la delirante e infravalorada “Arac Attack, pero parece un mockbuster de “Cloverfield” con planos literalmente copiados. ¿Plagio? Por favor, no insultemos a “Cloverfield”… “Spiders” se mueve más hacía la acción, el filme de conspiraciones en su recta introductoria y el pretendido terror por encima de la ciencia ficción. Interesan los correteos y los gritos, los disparos y las persecuciones. Patrick Muldoon, que ya protagonizó “Starship Troopers”, quiere resarcirse de los bichos y está respaldado por Christa Campbell (“Day of the Dead”), a la que parece que no le han pagado lo suficiente para cambiar de mueca de horror y espanto. Seguramente le enseñaron lo que le iban a pagar por su participación y tembló y se estremeció del pánico o la metieron una araña real en las bragas para aumentar el realismo. Y sí, William Hope de “Aliens” ha acabado en esto… sí. En plena moda de ‘transparencia’ de nónimas y declaraciones de IRPF los bodrios tendrían que enseñar en los créditos aquello que han cobrado el personal técnico y artístico. Hubiera sido, al menos, el único momento en el que hubieramos gritado del horror en “Spiders”.

 

[SPOILER]

04

El final es lo más patético que he visto en mi vida. La araña superviviente sale de un semáforo y se va rumbo a dominar al mundo, a llevar las cuentas del PP, a hacer de espía para el PSOE, a escribir las memorias de José Mourinho y Hugo Chavez o a protagonizar la segunda parte, que para el caso es lo mismo.

Por: Maldito Bastardo.